Bodegas Alianza: 75 años de confianza

Bodegas Alianza cumple en 2022 siete décadas y media de vida.

Entre aprendizajes y retos, en una industria muy competitiva que cambia vertiginosamente, esta empresa familiar ha sabido transformarse y mirar hacia el futuro gracias a la confianza. 

José Manuel Gascón lleva casi una década trabajando en Bodegas Alianza. Forma parte de la cuarta generación de esta empresa fundada por su bisabuelo, con quien comparte nombre, apellido y visión de trabajo. Desde joven, José Manuel se ha involucrado a fondo en el negocio familiar. Si bien está más enfocado en las ventas, su labor también abarca temas financieros, administrativos y, sobre todo, humanos.

“Nos toca resguardar la calidez que caracteriza a Bodegas Alianza”, dice en entrevista para Cava Morada, “esta es una empresa familiar que se compone también de familias, muchos de nuestros colaboradores son tercera generación. Trabajar en un ambiente familiar permite hacer equipo, pues todos se conocen desde hace tiempo y se genera una confianza que favorece la comunicación. Buscamos que esa misma calidez se transmita a los clientes, para que se sientan en casa y no en un ambiente burocrático”. El sentido humano está en el origen de la empresa. 

Siete décadas de retos

La historia de Bodegas Alianza comenzó a mediados del siglo XX con una serie de tienditas de abarrotes en la Ciudad de México, los clásicos almacenes de la esquina que venden azúcar, frijol, arroz, tortillas… En ese entonces ni siquiera vendían alcohol. Cuando la siguiente generación recibió la estafeta, decidieron ampliar la oferta a vinos y licores. Los ingresos aumentaron y dejaron un poco de lado los productos de la canasta básica. 

José Manuel, cuarta generación de esta empresa, considera que es necesario que las nuevas generaciones conozcan las raíces del negocio familiar: “Soy el primero al que le gusta lidiar con los clientes, ir a las tiendas, estar en el almacén…”. Este conocimiento cercano ha hecho que los aprendizajes diarios se conviertan en estrategias que les permitan estar mejor preparados para un mundo que se transforma vertiginosamente y para una industria cada vez más competitiva.

Durante la pandemia, que fue un año realmente atípico, implementaron con mayor fuerza la entrega a domicilio, establecieron nuevos procesos, trabajaron en modalidad home office… “La vida sigue y tienes que adaptarte a lo que viene. Nunca sabemos qué vendrá, pero siempre hay que estar preparados”, advierte José Manuel.

Crecer haciendo alianzas

De aquella tiendita de abarrotes al día de hoy, Bodegas Alianza se ha transformado en una empresa sólida con 130 tiendas y más de 3,000 clientes. Si bien tienen presencia en cuatro estados de la república, su tienda en línea opera para todo el país. “La venta en línea llegó para quedarse; ya era una tendencia, pero se disparó con la pandemia porque la gente pedía todo por internet. En el área digital hemos ganado varios premios, como Tienda Innovadora de vinos y licores y Mejor Tienda de vinos y licores”, señala José Manuel.

Este crecimiento ha ido de la mano de otras iniciativas, como las alianzas con marcas, enólogos y productores para crear productos de marca propia. “Mi padre tiene un paladar envidiable en cuanto a notar diferencias y saber qué le gusta al cliente”, detalla José Manuel, “así ha logrado desarrollar marcas nuevas y marcas propias enfocadas en distintos consumidores. Aprendimos que no podemos depender de un solo negocio para toda la vida”. 

La experiencia de don Manolo Gascón ha llevado a Bodegas Alianza a desarrollar vinos tintos, rosados, blancos y espumosos, así como ron, tequila, whisky, anís, sidra, brandy, rompope, latería, quesos y un área de charcutería muy extensa, además de la importadora, con la que traen productos en exclusiva, con buena categoría de marcas.

Esta estrategia forma parte de su proyección a futuro, ya que la industria de los vinos y los licores tiene nuevos competidores todos los días: “El autoservicio, las tiendas de conveniencia, los distribuidores en internet, las aplicaciones de reparto y los mismos proveedores están abriendo sus propias plataformas de distribución”, advierte José Manuel, “pero competidores habrá siempre; nosotros estamos listos para aprovechar las oportunidades y volver fortalezas nuestras debilidades”.

Reconocer las áreas de oportunidad y trabajar en ellas es parte de los retos de esta etapa de Bodegas Alianza. Así como se ha transformado la industria, también han cambiado las dinámicas de trabajo, ya que los colaboradores buscan más independencia y tiempo libre, y es un reto retener el personal comprometido con la empresa. 

El crecimiento de Bodegas Alianza también ha traído nuevos desafíos, ya que la cadena de suministro también se hace más compleja. “Con tanta competencia en la industria, lo que va a ganar al final es el servicio, y estamos trabajando en ello —confirma José Manuel—; la nueva generación está aquí para que la anterior pueda comprender y abrirse al contexto, sobre todo en la parte tecnológica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar