Bodegas Santo Tomás:la revolución del vino mexicano

La primera bodega en producir vino mexicano fue Santo Tomás, que se mantiene vigente gracias a su pensamiento revolucionario.

Historia, naturaleza y vino son tres componentes importantes que han formado parte de Bodegas Santo Tomás por 130 años. No sólo fueron los primeros en producir vino mexicano, sino que siguen siendo los líderes en la industria local, representando 30 % de consumo. Aún tienen muchas metas que alcanzar. Por ejemplo, plantar 20,000 hectáreas para 2025 (hoy son 6,000) y comenzar a exportar y promover el vino nacional en otros países.

Tuvimos la oportunidad de platicar con Rachel Julou, directora comercial y de marketing de la marca, quien nos contó sobre la historia y las alianzas de Bodegas Santo Tomás.

Ahora con las tendencias que nos invitan a apoyar lo local, el vino se vuelve una industria muy importante.

Se trata de apoyar a la industria y a toda la gente que está detrás. Santo Tomás es la marca pionera respecto al vino en México. Tenemos un museo y un centro cultural para poder exponerlo.

Iniciamos con la llegada de los jesuitas y las misiones que se establecieron en Baja California, la primera en el Valle de Santo Tomás, en 1697. Ésa fue la gran cuna del vino mexicano. Tenemos un legado importante, pues la primera producción de vino fue en Santo Tomás en 1870.

¿Cómo funciona la relación con Bodegas Alianza?

Somos misioneros. Exploramos, elaboramos y comercializamos. Buscamos vínculos que fortalecen nuestras relaciones. Así nació el proyecto de vino Cien, con Bodegas Alianza, en 2012. Lo que queríamos lograr era poner un buen vino en la mesa del mexicano. Al tener una visión enfocada al vino mexicano, las familias de Bodega Alianza y Bodegas Santo Tomás decidimos comenzar el proyecto llamado Viña Cien Mexicana. Se elaboraron dos líneas: Cabernet y Tempranillo. Tenemos tres valles y tres bodegas, somos la bodega más grande de México. En el Valle de Santo Tomás se produce el Cabernet, y en el Valle de San Vicente se produce Tempranillo.

En 2017 se decide, gracias al auge del vino mexicano, elaborar la línea de vino Cien Reserva con el Cabernet. Ésta es una uva muy fácil de producir, ya que es sólida y puede producirse en cualquier parte del mundo. A la reserva le metimos 15 meses de barrica de primer uso de roble francés, lo que le da toques de vainilla. Es un vino muy elegante, que puede disfrutarse con una deliciosa carne. Es 100 % mexicano, de alta gama y con estructura. Por eso se llama Cien Reserva y es puro Cabernet. Queremos aportar lo mejor a un precio accesible.

¿Podrías contarnos sobre el proyecto de vino Chardonnay?

Creamos una alianza con Tierra de Ángeles para hacer un vino Chardonnay. Todos nuestros vinos son buenos, al precio correcto, para la gente correcta. Comenzamos a probar los que tenemos nosotros, que vienen del Valle de San Vicente. El lugar es más fresco, con un poco más de altura.

El proyecto de vino tinto Cien tiene como objetivo poner un buen vino nacional, accesible en precio, en la mesa de todos los mexicanos.

 

El enoturismo ha crecido mucho. Estar cerca de Estados Unidos puede ayudar a que se conozca un México distinto.

Nosotros iniciamos el enoturismo en Baja California. En 1981 llegó el primer crucero a Ensenada. Hoy aún llegan muchos barcos con gente que quiere conocer nuestra bodega para comprar y probar. Tenemos mucha clientela de California. Uno de nuestros objetivos es alcanzar a la gente de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar