Casa Pedro Domecq y Monte Xanic, dos bodegas con historia

Dos bodegas que se han posicionado en el gusto de un público cada vez más preocupado por la calidad y la sustentabilidad del vino.

Casa Pedro Domecq

La esencia e historia de cada una de las bodegas que han hecho de Ensenada un destino idóneo para la producción vinícola es reflejo de los sueños y el trabajo arduo de cada equipo, pero, sobre todo, del amor y la pasión que hay en México por el vino. Muestra de ello es Casa Pedro Domecq, empresa legendaria creada en Jerez de la Frontera, España, en 1730, y traída a México a mediados del siglo XX. Su historia en el Valle de Guadalupe comenzó a escribirse en mayo de 1972 con la primera piedra de su vinícola.

Desde mediados de la década de los noventa hasta la fecha, Domecq ha pasado por diversas transformaciones. A principios de los años 2000, el grupo Pernod Ricard la adquirió, enfocándose en la calidad del vino y la sustentabilidad. Finalmente, en 2016, Domecq crea una alianza estratégica con la empresa González Byass y Grupo Emperador. Estos ajustes llevaron a Casa Pedro Domecq a posicionar sus vinos en el gusto del público al ofrecer productos de alta calidad, cuidando siempre que cada una de sus etiquetas expresen el sabor y el carácter del suelo mexicano.

Ejemplos de esto son el icónico Chateau Domecq blanco y el Reserva Magna 100% nebbiolo. El primero es una mezcla de chardonnay con viogner, que resulta en un vino con muy buena acidez, fresco, con notas a frutos tropicales y flores blancas. El Reserva Magna, por su parte, es un vino tinto que refleja fielmente la personalidad de esta uva, debido a su extraordinaria adaptación al Valle de Guadalupe.

Bajo la atenta supervisión y con todo el expertise de su enólogo, Alberto Verdeja, Casa Pedro Domecq está preparando grandes sorpresas, entre ellas integrar un vino rosado a su oferta y, para el año 2022, festejar con bombo y platillo sus primeros 50 años en México.

Monte Xanic 

Otra de las casas vinícolas representativas de la zona es Monte Xanic. Fue fundada en 1987 por cinco amigos (Hans, Manuel, Tomás, Eric y Ricardo) que creían que México, y en especial Baja California, contaban con las características esenciales para elaborar grandes vinos, y no se equivocaron.

Desde su inicio, supieron que iban a tener que superar varios obstáculos, como la escasa cultura del vino en México y, evidentemente, la preferencia por el consumo de vinos extranjeros. Había que invertir mucho para desarrollar un producto diferente y crear un nicho. Poco a poco, gracias a la dedicación y a la plena conexión con el terruño, han traducido el lenguaje de las viñas y su suelo en exitosos vinos, conquistando paladares de los consumidores y de jueces de prestigiosos concursos internacionales, como el afamado Concurso Mundial de Bruselas.

El quehacer vinícola de Monte Xanic está comprometido con elaborar vinos con carácter, calidad y auténticos en sus diferentes líneas. Por un lado, el multipremiado sauvignon blanc de su línea clásica Monte Xanic presenta notas a frutos tropicales, cítricos y ligeros aromas a hierba fresca. Y, por otro, Gran Ricardo, la estrella de la bodega, que destaca por sus aromas a frutos rojos y negros, con notas a vainilla, tabaco y pimienta negra. Para su producción sólo se utilizan uvas de una parte de los viñedos, diseñada exclusivamente para esta etiqueta.

Monte Xanic ha retomado paulatinamente sus actividades, siempre cumpliendo las normas de seguridad y sanitarias para brindar experiencias únicas, como la apertura del restaurante al aire libre Artio, cuya oferta gastronómica está inspirada en el Valle de Guadalupe y en la cocina de Ensenada y Baja California.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar