Diega: Una ginebra orgullosamente mexicana

marzo 5, 2021

Seguramente ya escuchaste hablar de la ginebra Diega, o tal vez viste la etiqueta y te llamó la atención. Si aún no la probaste, aquí está la señal que estabas esperando para hacerlo.

Se trata de una ginebra premium artesanal en la que todo, desde la selección de botánicos hasta el delicado proceso de producción, es positivo. Es producida orgullosamente en la Ciudad de México por una empresa familiar, con manos mexicanas y botánicos que crecen en nuestro territorio, específicamente en Valle de Bravo. Ahí, la Fundación Flor de la Paz se encarga del modelo de agricultura 100 % orgánico y sustentable, la generación de empleo digno y la sanación de la tierra con las técnicas internacionales más avanzadas. Es ahí donde se cultivan los botánicos utilizados en las dos variedades: Diega amarilla o clásica y Diega rosa. La primera, equilibrada y fresca, con tonos de limón, cedrón y manzanilla, y la segunda, una ginebra cuya frescura y sutileza provienen de la fresa, la lavanda y los pétalos de rosa.

Diega rompe con todos los esquemas establecidos en el mundo, logrando una sólida combinación entre lo moderno y lo auténtico.

Los botánicos utilizados con el mensaje de una tierra sana y fértil que permite la armonía de todos los organismos vivos, incluyendo al hombre; su diseño limpio, fresco y minimalista, y su producción en la Ciudad de México son argumentos suficientes para hacer una gran diferencia.

Basta tener en las manos una botella para darse una idea de la excelencia de esta ginebra. Su aroma característico, así como el brillo y la transparencia del líquido son producto de una destilación cuidada, una paciente preparación y un proceso de filtración con carbón activado, entre otros medios. Dando como resultado una ginebra con mucho sabor, presencia y versatilidad, provenientes principalmente de los principios aromáticos de las bayas de enebro, perfecta para combinar con sabores cítricos y preparar cocteles frescos y chispeantes.

Se recomienda preparar un Diegroni —un negroni con Diega, claro está—, en el que se sirven ginebra, vermut rojo y licor Campari en partes iguales y se decora con una rodaja de naranja. Un clásico gin tonic es otra opción infalible: basta añadir ginebra y agua tónica en un vaso con hielo y complementar con pepino o limón, o con rodajas de fresa en el caso de Diega rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar