Tamales, tradición y maridajes

"El que nace para tamal, del cielo le caen las hojas"

El 2 de febrero, día de la Candelaria, marca una tradición que pone al centro a uno de los platillos de mayor tradición en la historia de Mesoamérica: los tamales. Aprovechamos la ocasión para darle un repaso a la historia y cómo disfrutar de tus tamales con un buen maridaje.

El origen

Su nombre proviene del náhuatl ‘tamalli’, cuya traducción se interpreta como “envuelto”. Este nombre aplica para una amplia variedad de platillos generalmente creados a partir de masa de maíz cocida dentro de hojas de mazorca o de otras plantas, como maíz, plátano, maguey, aguacate. Lo importante es que para su cocción debe estar bien “envuelto”.

Y si bien, el origen de este platillo de tradición prehispánica no se ha podido atribuir a un país en específico del continente americano, es México quien lo ha constituido como parte esencial de su dieta diaria hasta nuestros días; sin embargo, países como Argentina, Bolivia, Chile y Venezuela tienen alguna versión de lo que conocemos como tamales. Así, se cree que fueron las culturas dominantes de Mesoamérica las que se encargaron de esparcir este método de cocción en países donde el maíz es fundamental en la dieta. Si fue de México hacia afuera, o a la inversa, no hay claridad, pero hoy día los disfrutamos mucho.

El tamal en México

No hay país en el mundo que sea tan vasto en la cantidad de formas de preparar tamales, pues prácticamente los 32 estados tienen al menos una manera tradicional de hacerlos localmente, y se estima que hay como mínimo 500 variedades de tamales diferentes producidos en México. Un platillo que puede bien servir como un desayuno rápido de camino al trabajo, o como un plato de fiesta, de lujo, de alta cocina.

Y es así que te presentamos opciones para explorar una nueva experiencia al momento de consumir tamales, con sugerencias de maridaje.

Maridajes para tamales

  • Tamales salados con puerco/pollo y salsa verde: este tipo de preparación destaca por la mezcla entre el picante y la acidez de la salsa verde, son combinaciones con bastante cuerpo y sabor bien definido. Los tamales verdes van muy bien con las cervezas claras, como la de trigo o una lager. Un buen ensamble de mezcal también es un gran aliado para un tamal verde.
  • Tamal de rajas con queso: una de las combinaciones más características del centro de México. La mezcla de tomate con rajas de chile y queso para suavizar cada bocado, se presta muy bien para un tequila blanco o cristalino. También puede ir acompañado de una copa de vino blanco Chardonnay.
  • Tamal de mole oaxaqueño: una de las experiencias más destacadas de la comida mexicana. La consistente y jugosa preparación de un tamal envuelto en hoja de plátano, más los complejos sabores del mole, se combinan para una auténtica experiencia gourmet. Aquí recomendamos acompañar con un vino tinto como Calixa Syrah. Si buscas un trago más corto, entonces un Mezcal Tobalá es perfecto para este plato, además de completar el ciclo de alimento y bebida de origen oaxaqueño.
  • Tamal dulce: finalmente, la variedad de tamales dulces se presta particularmente para dos maridajes: un vino espumoso dulce, o bien, un vino blanco de uva moscatel, que resaltará los sabores de los tamales de postre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar