Un clásico siempre nuevo: Hunan

  Hunan, el famoso restaurante de Lomas Virreyes, fue el pionero de la alta cocina china en México. Ir hoy, se siente clásico y, a la vez, como si fuera la primera vez.

Por Judith Campiña

Desde hace más de 25 años, Hunan es el referente de la alta cocina china en la ciudad. José Cuaik Rivera-Torres, director general del Grupo Hunan, nos cuenta sobre su concepto, sus raíces, por qué el restaurante se ha mantenido como un gran favorito de los mexicanos y qué hay que pedir para disfrutar una buena comilona.

EL REDISEÑO DEL PAISAJE CULINARIO

La comida china en México siempre ha estado presente: es una gastronomía potente, muy fiel a sus ingredientes y técnicas y, sin embargo, es también una cocina noble que se adaptó a las necesidades del gusto mexicano.

Una muy buena parte de la oferta de esta gastronomía se limitaba a las cafeterías que todavía hoy sirven platos buenos pero sencillos, como arroz frito con verduras o fideos. La escena culinaria de la ciudad reclamaba una experiencia más profunda de estos sabores, y por ello fue que en 1993 abrió Hunan sobre Paseo de la Reforma, en Lomas Virreyes, una de las zonas más elegantes de la ciudad, y desde entonces es un clásico favorito de todos.

Con su apertura —y gracias a la incorporación de técnicas y ejecuciones propias del fine dining—, los platillos chinos más tradicionales, como los dumplings, los rollitos primavera y la carne de cerdo agridulce, transformaron la idea de lo que un restaurante chino puede ofrecer.

Nosotros no hacemos restaurantes, sino que creamos experiencias”, dice José. Y es que desde sus orígenes, Hunan siempre ha ofrecido más que sólo comida: la idea que empuja el servicio y la atención que sus comensales reciben en sus instalaciones es la de hacerlos sentir como en su casa: “Puedes tener un día malo, pero llegas a Hunan y se alegra el día, porque vas a que te consientan, a que te saluden por tu nombre y sepan lo que vas a comer y con qué lo vas a acompañar”.

Incluso el espacio que aloja esa primera sucursal fue algo muy novedoso desde su apertura: Hunan fue de los primeros restaurantes en crear un espacio arquitectónico para enriquecer la experiencia de la comida; nunca fue un salón con sillas y mesas, sino un espacio diseñado para convivir en un ambiente sofisticado y de celebración.

En las paredes de todas sus sucursales (Reforma, San Ángel, Artz Pedregal y próximamente Satélite) se exhibe una colección de arte muy interesante que invita a contemplarla y enriquece la sensación de bienestar. Entre sus piezas se encuentra el trabajo de artistas como Miguel Ángel Alamilla, que resalta el salón principal del primer restaurante con un mural de arte abstracto; piezas de Hugo Lugo, y esculturas del artista mexicano Rivelino y de Aldo Chaparro.

Restaurante Hunan
Restaurante Hunan

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar