Una copa para cada ocasión

Dónde servimos cada bebida hace la diferencia para tener una experiencia completa.

Todo depende del cristal con que se mire. En la mesa, además, también depende de la copa en la que se bebe, ya que su forma y transparencia son determinantes para que nuestros sentidos perciban lo mejor de cada experiencia. La copa adecuada resaltará la belleza del vino, así como sus aromas y sabores. Cada tipo de copa ayuda a degustar mejor cada bebida. Si bien la forma de la copa obedeció durante siglos a una cuestión de estética y de elegancia, hoy está definida por la experiencia organoléptica.

Toda copa consta de tres partes: una base o pie que le permita sostenerse, un tallo para poder tomarla sin transmitir calor al líquido, y un cáliz o tazón, que dependiendo del diámetro del borde nos ayudará a percibir mejor los aromas y sabores de cada bebida. 

Las copas pueden dividirse en dos grandes grupos: las destinadas al servicio de mesa y las utilizadas en otras ocasiones. Entre las primeras se encuentran las utilizadas para servir agua, vinos tintos, vinos blancos, vinos espumosos y vinos dulces. En el segundo grupo se encuentran las copas en las que servimos licores, cocteles y otras bebidas: jerez, oporto, grappa, cognac, brandy, tequila añejo, cerveza, Martini y gin. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar