Aperol Spritz, el sabor que vino de Italia

Cada copa de este refrescante trago nos transporta a tiempos más felices que los que le dieron origen.

Proveniente del norte de Italia, el Aperol Spritz tiene un origen un poco más sombrío que las situaciones en las que usualmente lo tomamos. Su historia se remonta a 1805, cuando después de las guerras napoleónicas, el imperio Austro-Húngaro tomó posesión del norte de Italia, donde los foráneos tomaban el vino local con un chorro (en alemán spritz) de agua mineral. El resultado era una bebida alcohólica diluida, por lo que más adelante trataron de hacerla más fuerte mezclándola con un licor: el Aperol. Este aperitivo salió al mercado en 1919 como resultado de siete años de trabajo de los hermanos Barbieri (Luigi y Silvio), quienes heredaron la licorera de su padre.

El auge del Aperol Spritz en Italia no se dio sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial. En 1950 apareció en la televisión Il Carosello, el primer anuncio de Aperol, donde se anunciaba como “el preferido de los deportistas” por su supuesto bajo contenido calórico. El éxito del comercial dio pie a más de 50 años de posicionamiento de la bebida en la alta esfera italiana y poco a poco en el resto de Europa. No fue sino hasta que Campari compró la compañía a principios del siglo XXI que esta bebida llegó a todo el mundo. Desde entonces, tomar un Aperol se ha vuelto un ritual que podemos disfrutar en nuestra mesa, y apreciar estos sabores que han recorrido un largo camino para volverse un favorito contemporáneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Like
Cerrar
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web (Fotografías y textos) sin el permiso expreso y por escrito de Bodegas Alianza.

Políticas de privacidad y uso
Términos y condiciones
Cerrar